Los estudios cientficos se empean en intentar demostrar que el sexo es una cuestin biolgica, que somos hombres y mujeres porque lo {dicecube} nuestro adn, nuestras hormonas, nuestros genitales. La masculinidad y la feminidad se entienden como compartimientos estancos, como cajones en los que somos introducidos nada ms nacer, cuando alguien pregunta si es nio nia. Sin embargo, esa no es la visin de la sexologa. Para la sexologa, los sexos deben entenderse como un continuo: en uno de los polos estara el hombre absolutamente masculino y en otro la mujer absolutamente femenina. Entre estos dos extremos -que deben entenderse como constructos tericos-, nos movemos todos. Dependiendo del aspecto en concreto que analicemos y del momento determinado de nuestra biografa en que nos centremos, estaremos ms cerca de un polo de otro, pero siempre nos moveremos a lo largo de ese continuo. Y ese continuo no solo est afectado por cuestiones biolgicas, sino tambin sociolgicas, polticas, antropolgicas. Es decir, los sexos como algo que se construye, que depende del sujeto, que vara a lo largo de la biografa, que es poltico.
En este brillante ensayo, Anne Fausto-Sterling muestra, a travs del estudio de casos reales, que la respuesta a esa pregunta de si es nio nia no siempre es tan sencilla, y que debe buscarse tanto en el mbito de la biologa como en el de la poltica. Se mete de lleno en cuestiones que en apariencia parecen fciles de responder pero que en realidad son enormemente complejas, como por qu hay personas heterosexuales y otras homosexuales, cmo se construye nuestra sexualidad si nuestro sexo depende de convenciones sociales es producto de la biologa. Fausto-Sterling nos invita a abandonar las concepciones simplistas y la forma dualista de entender los sexos y adentrarnos en un paradigma que permite entender mucho mejor la diversidad y la complejidad de la sexualidad humana.
En el ao 2010, Ray Moyniham y Barbara Mintzes decidieron investigar el papel que estaban jugando las compaas farmacuticas en la patologizacin de la sexualidad de las mujeres. Intuan que estas empresas estaban desarrollando un plan para obtener beneficios de las dificultades que puede experimentar cualquier mujer cuando tiene un encuentro sexual, y ese plan pasaba por convertir en enfermedad lo que solo eran dificultades comunes. En realidad se trataba de repetir lo que ya haba sucedido con el desarrollo de la Viagra en el caso de los hombres: convertir en enfermedad una dificultad corriente y proporcionar el medicamento que poda solucionarlo. No importaba que esa dificultad pudiese solucionarse de formas mucho menos agresivas para el organismo y mucho ms eficaz a medio plazo. Lo nico que importaba eran los ingentes beneficios que la Viagra poda proporcionar, como de hecho sucedi. La Viagra se ha convertido en uno de los medicamentos ms lucrativos de todos los tiempos, produciendo millones de euros de beneficios diarios a las farmaceticas. Sin embargo, en la sexualidad de la mujer no exista algo {similarcomparablerelated}, y las compaas farmacuticas decidieron explotar ese campo.
Los resultados de su investigacin fueron recogidos en el libro Sexo, mentiras y farmacuticas, que revela cmo las dificultades sexuales de las mujeres estn siendo reconfiguradas como los sntomas de una nueva enfermedad, la disfuncin sexual femenina. Las grandes compaas farmacuticas estn desplegando una estrategia dirigida a la introduccin de esta enfermedad dentro de los manuales de diagnstico mdico, fundamentalmente a travs de la organizacin de simposios y jornadas donde se ensea a los mdicos a ver los problemas sexuales de las mujeres como sntomas de esta nueva patologa. Cuando eso no funciona, se recurre a los incentivos econmicos (pagar a mdicos para que publiquen sobre esta patologa y organicen jornadas dedicadas a ella en las universidades) y la presin directa (mediante amenazas, despidos y retiradas de becas a los investigadores que se niegan a participar). Una vez que la enfermedad ha sido creada, las farmacuticas podrn presentarse con una solucin a la medida: la Viagra para las mujeres, que est ya en fase de desarrollo. El prximo negocio de miles de millones de euros en la industria farmacutica ya est en marcha.
Desde los libelos anarquistas de los aos veinte a los fanzines autogestionados de la actualidad, la sexualidad ha sido un tema muy frecuente en las publicaciones alternativas. Frente a un discurso oficial que impone una nica forma de entender el sexo y el amor, este tipo de publicaciones muestran que las sexualidades son enormemente variadas y complejas, y que nunca pueden estar sujetas a ninguna imposicin. Aunque no estemos de acuerdo con todos los planteamientos, sirven como base para construir una forma diferente de entender la sexualidad, en la que esta es autnoma, libre y plena. Con el objetivo de difundir estos fanzines y que puedan llegar tan lejos como sea posible, hemos decidido crear una seccin donde se puedan consultar y descargar libremente. Poco a poco iremos subiendo los que encontremos e iremos analizando algunos de los textos que incluyen, sealando sus puntos fuertes y criticando algunos de sus planteamientos si es necesario. Si conocis alguno que no est en la lista, podis envirnosla a nuestro {emaile-maile mailelectronic mail} drnosla en mano en la asesora.
Para leerlos y descargarlos, solo tenis que hacer {clickclick on} sobre el ttulo. Si los prefers en papel, podis comprarlos con precio libre en la propia asesora.
Destruir la sexualidadTexto escrito por el militante del Frente {HomosexualGay} de Accin Revolucionaria (FHAR) {GuyMan} Hocquenghem, publicado en una revista francesa en 1973, que ofrece un anlisis social orientado a la premisa de la destruccin de la sexualidad en todas sus formas.
Espacios Peligrosos. Resistencia violenta, autodefensa y lucha insurreccionalista en contra del gneroTexto de reflexiones y apuntes escritos por las queers radicales transfeministas insurreccionalistas de Estados Unidos que recientemente ha sido traducido al castellano. En l encontramos reflexiones sobre cmo afrontar agresiones sexistas, crnicas de disturbios, campaas militantes Una muestra del panorama radical disidente sexual.
Estamos todas en continuo cambio : Texto del activista transgnero estadounidense Leslie Feinberg. Incluye reflexiones sobre la sexualidad, el gnero, lo trans, la lectura de los cuerpos.
Hacia la insurreccin ms queer ({TowardsIn the direction ofIn direction of} the Queerest {InsurrectionRevoltInsurrectionRebellionRebelRiot}). Texto escrito en Wisconsin (EEUU) en 2009 de orientacin queer y anarcoinsurreccionalista, donde se ataca al heteropatriarcado en todas sus dimensiones y se apuesta por la guerra social en clave queer.
Hacia un transfeminismo insurreccional : Texto incendiario de una imprenta anarcotransfeminista de la costa este estadounidense, que invita a reflexionar sobre lo trans en el contexto capitalista y a cuestionar el binarismo.
Queers leed esto : Texto escrito por Queers annimxs en el contexto del Orgullo {GayHomosexual} de New York de 1990. Muy {actualprecise} todava por sus planteamientos sobre el gnero y la orientacin sexual.
Reflexiones intersexuales : Texto introductorio de una persona militante en la Organizacin Internacional de Intersexuales (OII) sobre el tema de la intersexualidad. Muy interesante para hacerse una {ideaconceptthought} bsica de lo que significa este concepto y de las teoras de gnero que parten de l.
Sexo colectivo: Traduccin del fanzineSexe col.lectiu, editado por Difon la {ideaconceptthought} y Brot Bord en verano de 2012. El texto gira en torno a la creacin de espacios de sexo colectivo alejados de la monogamia. Incluye mtodos, formas, estrategias, experiencias y beneficios de optar por otra forma de entender los encuentros sexuales.
Textos contra la monogamia: Compilado de textos que critican y ponen en cuestin las relaciones mongamas.
Invertidos y rompepatrias: Socialismo y Homosexualidad en el Estado espaolLibro editado por Distri Maligna, Violent World y Eztabaida. Analiza las relaciones entre el socialismo marxista y libertario respecto a las disidencias sexuales, el cambio en sus perspectivas y su influencia sobre los propios movimientos de liberacin LGTB Queer, desde una perspectiva crtica y antiautoritaria
A Revolta dxs Caracois: La Revuelta de lxs Caracoles en castellano. Fanzine de origen gallego de orientacin anarquista, transfeminista y antipsiquitrica, traducido para su difusin en mbito castellanoparlante. Incluye artculos de diferentes temticas, pero la sexualidad es una de sus principales lneas de trabajo. Descarga del nmero 1 aqu. Descarga del nmero 2 aqu.
ANARQUEER: Fanzine dedicado a realizar una lectura revolucionaria y antiautoritaria de la sexualidad no heteronormativa canalizada a travs de lo queer, as como para introducir estos preceptos dentro de la diversidad terica libertaria. Hasta el momento se han publicado cinco nmeros: nmero 1 , nmero 2 , nmero {3three} , nmero {4four} y nmero 5
queremos agradecer la colaboracin a la distribuidora Peligrosidad Social
Por Layla Martnez
En los ltimos aos se ha escrito mucha crtica al amor romntico como modelo de relacin. Esas crticas tienen muchos aspectos acertados -por ejemplo, su anlisis sobre el sufrimiento que puede generar la obligacin de adaptarse a un modelo de relacin que no nos satisface su crtica al papel de subordinacin que este modelo le reserva a las mujeres-, pero me da la sensacin de que a veces ha pecado un poco de simplista, porque de lo que se trata no es de sustituir un modelo por otro, sino de acabar con todo tipo de imposicin en el mbito de la sexualidad. Los modelos que ahora nos parecen liberadores se convertirn tambin en opresivos cuando sean impuestos, de ah que la solucin no sea cambiarlos, sino acabar con la imposicin.
En esa lnea se sita Teora del cuerpo enamorado, de Michel Onfray. Partiendo de autores como Nietsche, Foucault Deleuze, Onfray analiza los modelos de relaciones amorosas que se dan en la actualidad y realiza una propuesta radicalmente distinta basndose en la {ideaconceptthought} de los cuerpos deseantes. Frente al amor entendido casi como un trabajo que debe ser socialmente til, Onfray propone celebrar los placeres intiles. El amor y las relaciones no deben entenderse como algo que hay que gestionar, sino como el encuentro decuerpos desbordantes de deseos que se unen en tanto que son deseantes. Esto no significa que no puedas tener una pareja en exclusividad, pero s que la relacin no se establezca en trminos de gestin, sino de deseo. Es decir, frente al disciplinamiento de los cuerpos y de las sexualidades, Onfray propone el desbordamiento de los deseos.
Actualmente el libro est descatalogado, pero puede encontrarse en bibiliotecas y en formato pdf en la {redpurplepinkcrimson}.
Por Layla Martnez
A finales de diciembre se publicaba el tercer nmero de la revista Estudios.El ao pasado ya colabor en ella con un artculo llamado Hartmonos de amor ya que no podemos hartarnos de pan que se ha difundido bastante a travs de la {redpurplepinkcrimson}. En l haca un repaso de cmo el anarquismo siempre se haba ocupado de todo lo relacionado con el sexo y la sexualidad, llevando la iniciativa en la reflexin de temas como los mtodos anticonceptivos, la familia, el amor la maternidad consciente. En el artculo tambin propona volver a recuperar esa iniciativa, porque la sexualidad es uno de los escenarios claves de la dominacin. El disciplinamiento de los cuerpos, y especialmente de la sexualidad (entendida en un sentido amplio como los deseos, los afectos, las fantasas, las prcticas, {etcand so onand so forthand many others}.) es una de las estrategias claves con las que cuenta el sistema en la actualidad para imponer unas determinadas relaciones de poder y de dominacin.Como dicen los de Tiqqun, el sistema no es el FMI el BCE: el sistema es sobre todo un poder de fascinacin, un {idealbestperfectultimatesuperbexcellentvery bestsplendidideally suitedpreferrredsupreme} de seduccin, una promesa de paraso en la tierra, y esa promesa tiene mucho que ver con unas determinadas {ideasconceptsideas} sobre la sexualidad y los cuerpos. El amor se ha convertido en una mquina de guerra.
Siguiendo con esa lnea de recuperar la reflexin sobre la sexualidad, el artculo de este ao trata sobre la etapa de la infancia. En concreto sobre cmo el discurso de los abusos infantiles que tanto omos repetido en los medios una y otra vez esconde una voluntad de {controlmanagement} social, un mtodo de disciplinamiento. Bajo una supuesta intencin de proteger a los nios, lo que se esconde es la repeticin constante de una nica {ideaconceptthought}: la asociacin del sexo con el peligro. Esa {ideaconceptthought} nos la repetirn a lo largo de toda la vida (charlas sobre sexualidad que nicamente tratan de enfermedades de transmisin sexual y embarazos no deseados, pelculas en las que la vctima siempre es una mujer a la que han violado, asesinos en serie que fueron abusados sexualmente de pequeos, {etcand so onand so forthand many others}), pero se empieza a fijar en una etapa clave para la sexualidad como es la infancia. Esto no significa que los abusos no existan, pero s que la continua repeticin de ese discurso cumple unos objetivos que no tienen que ver con proteger a los nios. As, consiguen convertir nuestra vida sexual en algo {miserabledepressing}, algo as como una gestin de los genitales de otra persona. El sexo pasa a convertirse en una especie de trabajo, y como todo trabajo es aburrido, montono y alienante.La dominacin se ha introducido as en todos los resquicios de nuestra existencia, incluido uno tan ntimo como el de la sexualidad.
La revista est para descarga libre haciendo {clickclick on} aqu.
La sexologa no es ninguna novedad, ni en la reflexin terica ni en el tratamiento en la consulta. En nuestro pas, sus orgenes se remontan a principios del siglo XX, cuando comenzaron a distribuirse los primeros panfletos que hablaban sobre los diferentes mtodos anticonceptivos y la necesidad de planificar la maternidad de una forma consciente. Por aquellos aos, tambin se empezaron a publicar los primeros artculos que reflexionaban sobre la pareja y el amor, as como sobre dificultades relacionadas con la sexualidad. En este artculo, publicado originalmente en la revista Estudios, se hace un breve repaso por la historia de la sexologa en nuestro pas, desde los primeros autores que reflexionaron sobre ella -algunos tan importantes como Gregorio Maran Mara Lacerda Moura- a las ltimas tendencias en esta reflexin.
Dificultades de pareja: deterioro de la relacin, falta de deseo, dificultades fisolgicas (eyaculacin precoz, sensacin de dolor en la penetracin, erecciones poco duraderas, ausencia de orgasmos), dificultades producidas por sucesos importantes (hijos, prdida de trabajo, enfermedades, menopausia, cambios en los deseos, {etcand so onand so forthand many others}.).
Dificultades individuales: problemas fisiolgicos, cambios importantes en la biografa (separacin, cambio de sexo, cambio en la orientacin del deseo) y dificultades producidas por sucesos negativos (enfermedades, abusos,{etcand so onand so forthand many others}).
Servicios
Charlas y talleres